Search
Jueves 14 Diciembre 2017
  • :
  • :

“SER BARBERSHOP” El nuevo Club de Toby”

“SER Barbershop”, El nuevo “Club de Toby”.

El pelo es una de las pocas partes del cuerpo que se mantiene en crecimiento durante toda la vida, por eso desde las primeras civilizaciones alguien se ha encargado de recortarlo. En las sociedades paleolíticas primitivas, las personas con más autoridad en los grupos sociales eran encargadas de este proceso, pues se pensaba que en el cabello corto residía el alma de la gente.

Cortarse el pelo era una manera de quitarse la esencia de lo malo, por lo que prácticamente siempre se ha transformado en una especie de ritual. Uno que las mujeres conocen bastante bien y disfrutan, pero que cada vez más hombres están haciendo propio con la irrupción de las barberías.

Una tendencia que comenzó a expandirse en el resto del mundo hace algunos años y que en el último tiempo ha aterrizado en Chile con fuerza, ya sea por la llegada masiva de residentes extranjeros al país, o por la viralización que ha tenido el fenómeno en redes sociales.

Lo cierto es que las barberías ya están instaladas en Chile y son más común de lo que podría pensarse. En una rápida revisión a través de Facebook hay varias en Punta Arenas pero sin duda la que destaca por sus buenos resultado es “SER Barbershop” ubicada en Armando Sanhueza #110, lugar donde su dueño, Felipe Mandriaza, instaló un verdadero club de toby, donde quienes necesiten atención, podrán no solamente retocar la barba sino que también cortar el pelo y recibir una atención de primera.

El fenómeno de las barberías está ampliamente influenciado por las redes sociales, es ahí donde se pueden ver los trabajos, los ambientes y la onda de cada salón. Incluso para la mayoría, Facebook es la forma para atraer a nuevos clientes, basta con que busque en la red social serbarbershop y aparecerá todo lo relacionado con esta nueva moda, que ha llegado para quedarse.

Así lo aseguró el administrador de SER Barbershop, Felipe Mandriaza quien tiene cientos de clientes estables que se regalan, al menos una hora de su tiempo cada dos semanas para ser atendidos.

Porque de eso se trata, de que el corte de pelo ya no sea un trámite, sino que al igual que las mujeres, se transforme en un ritual. Idea que comparten en esta barbería. El objetivo es que la gente venga y se relaje, pero más que eso, que se sienta como en el living de su casa.