Search
Viernes 22 Junio 2018
  • :
  • :

Gremios de Trabajadores Embarcados critican postura de empresarios de ArmaSur

El Consejo Sur-Austral de Trabajadores Embarcados de la Marina Mercante (Cosatram) hizo pública recientemente una carta firmada por su presidente, Julio Urzúa, en la cual critica el accionar de la Asociación de Armadores de Transporte Marítimo Sur Austral (Armasur), principalmente en relación con la intensión de este último gremio de crear una nueva ley de aguas interiores.

En el documento, el gremio expone que “en el último tiempo Armasur ha emitido variadas declaraciones sobre la marina mercante de cabotaje, las que han incrementado el grado de confusión en la opinión pública por las variadas falsedades expresadas en ellas. En efecto, los asociados al gremio Armasur no han dado cumplimiento a las diversas materias exigidas por la legislación vigente y por las autoridades nacionales como internacionales de acuerdo a los convenios ratificados por Chile en el ámbito laboral, medioambiental, protección de nuestro mar y material a flote obsoleto e inadecuado que solo puede sostener una vida humana en forma precaria. Por otro lado, han incrementado la presión sobre los trabajadores embarcados para sindicalizarlos en organizaciones creadas por el empresario naviero, con la temida confección de listas negras para quienes se opongan a sus designios”.

Además, dijeron “en no pocas ocasiones, reciben la ayuda, o la vista gorda, de autoridades para saltarse la ley, como en el caso de la autorización del zarpe de la nave vía Internet, sin verificarse la exactitud de la información transmitida. Es así como aparece personal a bordo que en la realidad se encuentra en su domicilio, así como se permiten remolques a naves menores que la norma no autoriza y tantos otros hechos que, en definitiva, vulneran derechos y recargan trabajo en poco personal con la finalidad última y principal de bajar los costos del transporte marítimo”.

De acuerdo con Cosatram, hechos son de conocimiento de todas las autoridades. “Algunas dicen estar atadas de mano porque en el marco fiscalizador existe vacío o simplemente faltan herramientas legales para sancionar. Sea como sea, este abuso se quiere blanquear o legalizar a través de una nueva ley de aguas interiores que propicia Armasur con el apoyo de algunos parlamentarios que no han conversado con los trabajadores afectados ni saben de temas marítimos”.

“Pensamos que las declaraciones de Armasur están en consonancia con la calamitosa moral en que vivimos con las autoridades y representantes públicos de Chile, donde la falsedad y el engaño han ganado todos los terrenos del diario vivir”, concluyeron los trabajadores embarcados.