Search
Jueves 26 Abril 2018
  • :
  • :

Hacer clases en la Patagonia – Los orígenes de la Educación Pública en Magallanes

En los años de 1850 se realizaron las primeras tentativas de instalación de escuelas públicas en el Territorio de Magallanes.  Durante los gobiernos entre 1830 y 1860, la educación siempre fue una tarea preferente y primordial del Estado, pero en el caso de la Colonia de Magallanes, las condiciones de lejanía, de aislamiento y el centralismo administrativo determinaron que la función educativa quedara sometida a los avatares de gobiernos sucesivos y a la buena voluntad e iniciativa de los colonos residentes.

Los antecedentes históricos hoy disponibles permiten afirmar que en Magallanes fue el Estado el primero en iniciar los esfuerzos y las actividades de educación en el Territorio.

El Gobernador Jorge Schythe fue el creador de la primera escuela pública en Magallanes.

La primera escuela en Magallanes la hizo construir Jorge Schythe (ciudadano danés radicado en Chile) en 1853, a poco de llegado a asumir el cargo de Gobernador y el 1° de octubre de ese año comenzó a funcionar.   Hasta ese momento, los hijos de los colonos jugaban en las precarias calles de tierra y barro de la aldea y posiblemente en sus hogares sus padres hacían alguna enseñanza.

Las condiciones materiales de la primera escuelita de Punta Arenas eran muy precarias.  El Gobernador le encargó a un carpintero de la colonia que fabrique los pupitres, la pizarra y la mesa del profesor y, decidió que las clases se harían en una sala contigua del primer piso del edificio de la Gobernación del Territorio.

Escribe a este respecto el recién nombrado Gobernador Schythe en un oficio al Ministerio:

El 1° de este mes se abrió la escuela con 24 niños de 7 años para arriba.  Los ramos de enseñanza son por ahora, catecismo, lectura, escritura, ortografía i aritmética. El capellan de la colonia enseña los dogmas de la relijion.  Los demas ramos me he visto precisado a tomarlos a mi cargo.”

Se impartían entonces, 6 ramos.  Los libros que se usaron para estas primeras clases realizadas, fueron el Método de Lectura Gradual, La Conciencia de un Niño, la Vida de Jesucristo y El Porqué o la Física puesta al alcance de todos, según consigna Martinic (1988).   Recordemos que el Gobernador del Territorio de Magallanes Jorge Schythe era un creyente cristiano de denominación luterana.   Es notable observar que Jorge Schythe aparece realizando sus primeros trabajos pedagógicos, combinándose con el capellán católico de la colonia de Punta Arenas: pero la primera escuela era una escuela pública.

Queda entonces para el registro histórico que la primera escuela pública en el territorio de Magallanes comenzó a funcionar el 1º de octubre de 1853.

Pero se trató de un esfuerzo de resultados precarios.  El historiador Robustiano Vera en su libro “La colonia de Magallanes i Tierra del Fuego” (1897) escribe:

Dando cuenta el Gobernador Schythe de los resultados de la escuela, dice que en tres horas diarias de 9 a 12 del día, se han enseñado a 22 niños de 8 a 16 años, catecismo, lectura, aritmética, ortografía i escritura.  La asistencia diaria ha sido casi sin interrupcion…

Los niños más adelantados han pasado por todos ellos.  El capellán de la colonia, fray Pedro A. Diaz, enseña solamente los dogmas de la relijion, pues habiendole espresado que seria conveniente tomara a su cargo los demás ramos, me manifestó que no se encontraba suficientemente preparado para ello i que tuviera a bien dispensarlo, motivo por el cual me he visto yo obligado a desempeñar esas clases i después de cinco meses de enseñanza me vi precisado de cerrar la escuela, a causa de mis impostergables obligaciones.

La escuela se cerrará a no ser que el Supremo Gobierno se digne nombrar para Capellan del establecimiento a una persona que sea capaz de desempeñar la instruccion primaria de esta juventud, que por falta de buenos ejemplos i trato con el mundo civilizado, crece en un estado que no se aparta mucho de un embrutecimiento completo.”

En 1856 el Gobernador Jorge Schythe vuelve a abrir la escuela de la Colonia de Punta Arenas.

En 1856, el gobernador Jorge Schythe preocupado por la ausencia de los niños a la escuela de la colonia y emite un decreto sancionatorio que dice. “N° 12. Orden de asistir los niños a la escuela, bajo multa de medio real por cada hora que falten“…(Vera, Robustiano, p. 131).

Y agrega el relato: “La escuela tenía en ese entonces siete niños.  El 17 de setiembre de 1855 la visitó i recompensó a los cuatro alumnos mas adelantados en la lectura, con un sombrero de petate a cada uno i a los tres restantes que ya sabian leer les regaló un ejemplar del libro “Antonia i Mauricio” con el fin de inspirarles el gusto por la lectura en sus casas.” (Vera, Robustiano, p.132-133).