Search
Jueves 15 Noviembre 2018
  • :
  • :

Democracia en el aula – Javier Muñoz Vidal – Opinión

Hace unos días, en el contexto de la discusión legislativa sobre “Aula Segura” y su propuesta de modificación a “Aula Democrática”, pregunté en redes sociales si consideraban que el aula educativa era o no democrática. La respuesta mayoritaria fue que no lo era (70%).

Esta no era una encuesta académica, sólo una opinión entre mis cercanos, pero me dejó algunas interrogantes. El aula, la escuela ¿deben ser democráticas?, el sistema educativo ¿tiene como deber inculcar y fortalecer los espacios democráticos? Mi respuesta es sí.

Cuando Pedro Aguirre Cerda decía “Gobernar es educar”, no sólo nos dejaba claro cómo sería su estilo de gobierno y donde estaba su prioridad, sino también nos mostraba un camino. Si el Gobernar se funda en el Educar, el gobierno se genera desde la Educación, en especial desde la Educación Pública, espacio que debe ser para todos y todas.

No es menos cierto que en una sociedad pluralista, deben existir diversos espacios educativos para diversos modos de pensar, para propuestas educativas novedosas, para las iglesias, grupos ideológicos, etc. ¿Pero la educación que brinda el Estado debe ser el modelo para las demás, no sólo por calidad, libertad de opinión y laicidad, sino especialmente por lo democrática y segura? Aquí me quiero centrar.

El tiempo que trabajé como docente de religión en una escuela de la corporación municipal, me tocó vivir la experiencia de los programa “Yo elijo mi PC” y “Me conecto para aprender”. El primero entrega un computador portátil a todos los niños y niñas de séptimo básico y el segundo, da opciones para elegir el computador, entre varios modelos, a niños y niñas con buen rendimiento y en situación de vulnerabilidad. En ambos casos, se les entrega un modem portátil con conexión gratuita a internet por un año.

Ciertamente la entrega de estos equipos les proporciona un horizonte distinto a estos niños y niñas, que de otra manera, no podrían tener un equipo propio para fines educativos y también para ejercer su libertad en los momentos de ocio.

Y es acá donde entra en conflicto con la Dirección de Presupuesto, como se ha mencionado en varios medios de comunicación, al ver que “no se ocupa para fines educativos”. ¿No se supone que la Jornada Escolar Completa está para que los estudiantes no se lleven tarea para la casa?, es por eso, que les pedí a los estudiantes, en ese entonces, que lleven sus computadores a la clase, de esta forma, utilizarlo como herramienta didáctica. Claro que de buenas a primeras, más por novedad, iba a ser difícil que estos se ocuparan de buena forma, pero mi sorpresa que si realizaban correctamente las actividades y aprendieron a hacer un texto en Word, insertar imágenes y crearse un correo electrónico.

Estas iniciativas no son aisladas, muchos y muchas docentes, vieron una oportunidad en estos computadores. El problema no es la herramienta educativa, es que se vea malo que luego de clases los niños jueguen.

No quiten este tipo de iniciativas democratizadoras, si no estuvieran estos computadores personales, en muchas escuelas los niños y niñas tendrían que esperar su turno una vez a la semana, para ocupar sólo por 90 minutos y quizás menos uno de esos equipos.

Eviten meterse en qué ocupan el computador en su casa y vean todo lo positivo que estos programas generan.

Javier Muñoz Vidal