Search
Miércoles 12 Diciembre 2018
  • :
  • :

Dr. Frédéric Thalasso Siret: “En Magallanes es fantástico porque todavía hay zonas vírgenes”

El Dr. Thalasso, es una autoridad en temas de biofiltración, ciclo del carbono en lagos y tratamiento de aguas residuales. Actualmente es un reconocido investigador del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), del Instituto Politécnico Nacional de México.

De nacionalidad belga, el Dr. Thalasso viene regularmente a Magallanes desde hace 4 años, época en la que empezó a colaborar con la Universidad de Magallanes y a desarrollar distintos proyectos. Uno de ellos, es financiado por el INACH para el estudio de los ecosistemas, cuyo objetivo es conocer la emisión de gases del efecto invernadero. “Lo que queríamos saber era qué tanto emiten los sistemas acuáticos, especialmente en el extremo sur del planeta porque no han sido reportados antes”.

Uno de los objetivos del proyecto, era desarrollar un inventario de las emisiones de gases del efecto invernadero, especialmente de metano, en los ecosistemas magallánicos. Además, manifestó que “aquí tenemos la suerte de tener ecosistemas que son prístinos, que no han sido tocados por el hombre y eso nos sirve para establecer una línea base de cómo debería ser un lago no contaminado, en término de la emisión de gases de efecto invernadero, como una referencia”.

También manifestó el Dr.Thalasso, que “a través de la colaboración –con Cinvestav- se formó un grupo de investigación en la UMAG, con la Dra. Carla Martínez y el Dr. Armando Sepúlveda, que vienen desde México. La Dr. Martínez estudia la cinética del dídimo y su ecosistema acuáticos y su impacto sobre los gases de efecto invernadero”.

Al respecto, la Dra. Martínez, investigadora asociada a la universidad de Magallanes, desarrolla un proyecto FONDECYT de iniciación, que se basa en el entendimiento de la proliferación del dídimo como especie invasiva y su efecto en el ciclo del carbono en los sitios donde prolifera. “El dídimo es una diatomea poco entendida, que prolifera en ecosistemas súper limpios, por lo tanto los ecosistemas de esta región son perfectos para ella, es un poco complicado deshacernos de dídimo porque eso implicaría contaminar el sistema” sentenció la Dra. Martínez.

Y agregó que “el dídimo en sí, genera un pedúnculo, un pelo, de carbohidratos polisacáridos que sí afectan el ciclo del carbono, del ecosistema que eso es lo que yo investigo”. Y agregó que existe un impacto en la economía regional, ya que, “a los turistas y pescadores no les parece bien, porque no es cómodo pescar o no es bonito visitar a un rio contaminado”.

Por su parte, el Dr. Sepúlveda, también lidera un proyecto FONDECYT de iniciación, sobre el impacto de los castores, la emisión de gases por el efecto invernadero, la dinámica del carbono y cómo está afectando los boques, ríos y turberas.

“Queremos evaluar cuánto carbono se está perdiendo o acumulando debido a los cambios que ha hecho el castor. Se tienen los cálculos de que más del 8% de Tierra del Fuego se encuentra afectada por castores, por lo tanto, hay una tala de árboles, pero también inundaciones de ecosistemas, se generan estos embalses y por lo tanto las dinámicas de carbono cambian drásticamente. Lo que nosotros queremos es estimar a cuánto equivale esto en balance de carbono”, destacó el Dr. Sepúlveda.

La investigadora, María Soledad Astorga, profesora titular de la UMAG que trabaja principalmente en contaminación marina, colabora con el grupo de investigación, liderado por el Dr. Thalasso, que estudia los ciclos biogeoquímicos, es el nexo con los investigadores extranjeros.

Al respecto, la profesora comentó que “este equipo está fortaleciendo la investigación en la universidad y en un área nueva, que está comenzando, que tienen relación con el cambio climático, sobre todo pensando que somos una zona prístina necesaria de explorar y de conocer e investigar”, “sumado a que los temas que tienen que ver con el efecto invernadero y sus gases, son muy relevantes para desarrollar investigación en esta zona tan austral”, destacó María Soledad Astorga.

La presencia permanente del Dr. Talasso y del equipo que lidera, según destacó la profesora Astorga “nos permite colaborar y hacer nexos de investigación con otras universidades, que es lo que estamos haciendo con otros lugares del mundo y nos permite comparar qué es lo que pasa en este ecosistema en relación a lo que pasa en otros ecosistemas. Es tan importante como que ellos vienen haciendo investigación en Alaska, desde hace varios años, y entonces eso nos permite comparar con lo que pasa en este otro extremo del mundo”.

Se espera que el profesor Thalasso, regrese a Magallanes para ver los estados de avance de los proyectos que se están desarrollando, mientras que la Dra. Martínez y el Dr. Sepúlveda, continuarán desarrollando sus proyectos sobre la emisión de los gases de efectos invernadero, por lo menos durante los próximos tres años, en nuestra región.