contador de visitas gratis
Search
lunes 28 septiembre 2020
  • :
  • :

Amplia convocatoria de la Coordinadora Social por una Nueva Constitución en Magallanes

Esta mañana de miércoles 16 de septiembre se constituyó en la región de Magallanes, la Coordinadora Social por una Nueva Constitución, reuniendo a un amplio número de organizaciones, gremios y colectivos sociales de la región de Magallanes.

Los organizadores de ,la convocatoria, informaron que se incorporarán las organizaciones sociales de Puerto Natales y Porvenir.

La Coordinadora reune, entre otras organizaciones al Colegio de Profesores, Sindicato de CORMUPA, Red Matrística, Coordinadora NO + AFP, Movimiento por la Dignidad, Unión Comunal de Juntas de Vecinos Hernando de Magallanes, AFSAG, Mesa del Sector Público, ANFUCULTURA, Red de Profesionales Feministas, y el Colegio de Periodistas.

Los dirigentes sociales reclamaron por la desigualdad que afecta a los dirigentes sociales e independientes, para participar en la elección de los futuros constituyentes.

Los participantes reclamaron la derogación del decreto que crea las AFP y que la nueva Constitución contenga un efectivo derecho universa<l a la previsión social.

TEXTO DE LA CONVOCATORIA.

«Declaración de la Coordinadora Social por una Nueva Constitución

“Como coordinadora creemos que se deben derribar las trabas y barreras que tienen hoy los candidatos y las candidatas independientes de la sociedad civil, para postular a constituyentes”

El Plebiscito de fines de octubre, será un momento único en nuestra historia, donde por primera vez ciudadanas y ciudadanos, podremos decidir sobre la construcción de una nueva constitución para Chile.

Este hito histórico, responde a la voluntad de un pueblo, que lleva décadas demandando justicia y dignidad; y que el 18 de octubre cristalizó en un movimiento de masivas movilizaciones, iniciadas por jóvenes en el metro de Santiago, exigiendo un país distinto, donde tengamos derechos fundamentales garantizados y transformaciones sociales profundas al modelo.

Para ello, es fundamental que los ciudadanos y ciudadanas participemos votando por el APRUEBO, y Convención Constitucional, apostando por correr el cerco con nuestra participación masiva en esta instancia y también por fuera de ella, a través del proceso que ya ha abierto la ciudadanía a partir de la movilización y la discusión en distintas asambleas y cabildos que hemos levantado.

Trabajaremos con amplitud y en unidad con todos los sectores, que estén por el cambio a la constitución; no obstante, lo haremos desde las organizaciones y movimientos sociales, a partir de la confianza y credibilidad de las bases y territorios de los que somos parte.

Somos una coordinadora autónoma e independiente de los partidos políticos; respondemos únicamente a nuestras bases y a la organización de la sociedad civil, en pro de una vida digna y equitativa para todos y todas.

Así también, nos declaramos una coordinadora que aspira a una transformación profunda de la sociedad, que ponga fin al patriarcado y la opresión de las mujeres y disidencias; que recoja las demandas del movimiento feminista, y tenga como fundamento rector la paridad de género en su accionar.

Junto con ello, rechazamos cualquier candidatura, que involucre personas que tengan antecedentes vinculados a violencia de género, maltrato laboral, prácticas antisindicales.

Somos una coordinadora que nace desde el mundo social y que pretende visibilizar a las organizaciones sociales, como actores relevantes en el proceso de cambio constitucional en marcha. Es así, que invitamos a sumarse a esta coordinadora, a todas las organizaciones sociales que se encuentren en territorio de la Región de Magallanes, y que crean en el cambio de la constitución, como elemento fundamental para construir un nuevo modelo de sociedad.

En este punto, hemos iniciamos el trabajo para sumar a organizaciones tanto de la Provincia de Ultima esperanza, la Provincia de Tierra del fuego y la Provincia Antártica.

Creemos que la educación va a ser una tarea fundamental, en el desarrollo del proceso constituyente, y en ese ámbito nos proponemos impulsar acciones concretas para promover, educar y asegurar una amplia participación informada en el plebiscito.

En cuanto a la participación, es fundamental derribar las barreras y trabas que dejan a los/as candidatos/as independientes, en desventaja frente a las candidaturas de los partidos políticos.  En efecto, los/as postulantes independientes de la sociedad civil, tienen que juntar firmas en las notarías en medio de una pandemia, mientras los partidos políticos pueden hacerlo vía online, con la sola clave única.

En este contexto, emplazamos a los/as parlamentarios/as regionales, a que presenten un proyecto de ley que modifique, está abierta y evidente desventaja e injusticia, que de no cambiarse, dejará fuera a la sociedad civil, la misma que empujó el avance del proceso en las calles de nuestro país, con una movilización que costó vidas, mutilaciones y una gran represión del Estado.  

Asimismo, buscamos garantizar que los deseos de la sociedad organizada, se plasmen en la nueva constitución; estaremos presentes durante todo el proceso y en el mismo acto eleccionario, con apoderados/as que velen por el resguardo y defensa de los votos emitidos por la ciudadanía del Apruebo.

En materia de contenidos, vamos a levantar la diversa información disponible, en todas las organizaciones que realizaron cabildos y encuentros ciudadanos; allí están contenidos los fundamentos de la opinión ciudadana, sobre las materias que deben expresarse en la redacción de  una nueva constitución.  Creemos que quienes nos representen en el proceso constituyente, deben llevar un mandato ciudadano regional, que asegure que representen efectivamente lo que están planteando las personas en el territorio, y no solo las ideas individuales que pueda tener un/a candidato/a.

También reconocemos y adherimos, a la tarea fundamental de lograr que la nueva constitución, consagre un sistema de seguridad social, solidario y que entregue dignidad a nuestros pensionados, lo que supone la derogación del decreto ley 3.500 y la creación de un nuevo sistema en base a las nuevas reglas constitucionales que involucren estas y otras demandas que ha levantado la sociedad civil, y que promoveremos en el proceso constituyente.  

En definitiva, como organizaciones de la sociedad civil, promoveremos que la nueva constitución, redefina el rol del Estado, y lo sitúe como garante de derechos humanos y sociales fundamentales, iniciando con ello una etapa histórica, de construcción de un país democrático en el que se ejerzan plenamente las libertades y el pueblo recupere para si la soberanía y la dignidad de la vida.»