El impactante llamado de Fundación Emilia y Claro que busca reducir las principales causas de siniestros viales en Chile .

El impactante llamado de Fundación Emilia y Claro que busca reducir las principales causas de siniestros viales en Chile .

Cueca, fondas, terremoto, chicha y empanadas; todo esto acompañado del templado clima que ofrece la primavera. Las fiestas patrias en nuestro país son sinónimo de celebración y alegría. Claro, sin considerar que es una de las principales fechas en las que – acorde a los registros históricos – aumenta el índice de siniestros viales.

Pero, ¿conoce usted cuál es la principal causa de siniestros viales en Chile?

En desmedro de lo que se podría presumir, no es la ingesta de alcohol. Si bien la conducción bajo estado de ebriedad sigue siendo una materia muy preocupante, desde la creación de la “Ley Emilia” en 2014, esta causa ocupa el cuarto lugar en la incidencia de siniestros viales, y el tercero en las cifras ligadas a la mortalidad.

Probablemente, la mayoría de los siniestros viales que ocurren en Chile, estén vinculados al dispositivo en donde precisamente usted se encuentra leyendo esta información: su celular. Esto, ya que durante el último decenio (2010 a 2020) la principal causa de siniestros viales de nuestro país ha sido conducir no atento a las condiciones del tránsito del momento.

En otras palabras, las cifras indican que se han producido más de 220 mil siniestros viales y 1.122 muertes por esta causa, en los últimos 10 años.

En este contexto, Fundación Emilia y Claro se unieron para dar un mensaje de concientización bajo la premisa: “Lo Hago X Tí”, la cual busca instaurar la idea de que siempre hay alguien esperando que regreses a salvo.

“La invitación es a poner la foto de un ser querido como fondo de pantalla, de manera que al momento de tomar el celular mientras conduces, la empatía y el amor que sientes por otros te lleven a soltarlo y manejar con prudencia. Queremos atacar el principal foco de siniestros viales logrando que los conductores entiendan que las manos van en el volante y los ojos en el camino.” – Explica Carolina Figueroa, Presidenta de Fundación Emilia.