Fuego Patagonia, El Mítico Cabo de Hornos, Francisco Cárdenas Marusic  Guía Naturalista – Patagonia Chilena 

Fuego Patagonia, El Mítico Cabo de Hornos,  Francisco Cárdenas Marusic  Guía Naturalista – Patagonia Chilena 

Parte Primera 

     Chile y su loca geografía no deja nunca de sorprendernos con su diversidad geológica y paisajística. Con sus cuatro mil trescientos kilómetros de costa, Chile es el país mas largo del mundo pero también uno de los más angostos con un promedio de tan solo ciento ochenta kilómetros de ancho. La delineada y majestuosa cordillera andina se hace más baja y más joven hacia el sur del país.  Al sur del estrecho de Magallanes realiza un cambio de rumbo oeste – este pasando a conformar los andes fueguinos. Se destacan los montes Shipton y Darwin por su elevaciones sobre los dos mil cuatrocientos metros sobre el nivel del mar. 

     Al sur del estrecho de Magallanes el territorio se desmiembra en un abanico de islas, islotes, fiordos, ensenadas y canales, es el gran archipiélago fueguino. Como parte de este archipiélago y siempre en territorio chileno, se encuentra el archipiélago L’Hermite y las islas Wollaston, de las cuales,  la isla Hornos en cuyo sur se encuentra el mítico Cabo de Hornos, es la más austral y podríamos llamarle “el último pedacito de tierra antes del continente antártico”.  

     Cerca de mil kilómetros separan Cabo de Hornos de la península antártica, es lo que se conoce como el mar de Drake. Entre estos dos puntos los vientos corren a su libre albedrío, sin ningún accidente geográfico como pudiera serlo un pequeño cordón montañoso que actuara como cortaviento y aplacara la furia de temporales tan característico del sector. Sin duda alguna, Cabo de Hornos está afecto a esta condición y por ello y desde su descubrimiento ha sido el desafío de navegantes de todo el mundo y se ha transformado en leyenda. No obstante lo anterior, nos encontramos que a más o menos cien kilómetros al sur-suroeste del cabo de Hornos se encuentra el pequeño archipiélago de las islas Diego Ramírez; ambos pertenecen administrativamente a la comuna Cabo de Hornos de la Provincia de la Antartica Chilena de la Región de Magallanes y Antartica Chilena. 

     Existe en estas locaciones como en otras, la presencia chilena. Son los hombres de mar de nuestra Armada de Chile que con gran espíritu de sacrificio y amor patrio velan por nuestra soberanía y por afianzar la seguridad de la navegación en este extremo el mundo. En la isla Hornos, es un suboficial de la Armada el centinela del mítico peñón, límite norte del mar de Drake que lo separa del territorio antártico. Se trata del Alcamar Hornos (Alcalde de Mar) o en otras palabras de la Alcaldía de Mar Cabo de Hornos. En este caso particular debe permanecer por espacio de un año en la isla al cabo del cual será relevado. No está solo pues la Armada de Chile les permite estar con su familia, esposa, hijos y alguna mascota regalona. En esas circunstancias, la vida toma otra dimensión y lo cotidiano se transforma en informes meteorológicos, en controlar el trafico de buques, en salir triunfante del clima adverso. Los lazos familiares se tornan aún más profundos y para los niños esta será una experiencia que recordarán toda su vida, en tanto la presencia de la esposa y madre – ejemplo de valentía y sacrificio de la mujer chilena – en esas latitudes, hacen más llevadera la vida. 

     En 1945 se crea el Parque Nacional Cabo de Hornos área declarada Reserva de la Biósfera por la Unesco. Debido a su latitud y clima la vegetación se ha adaptado perfectamente a las condiciones imperantes. No están ausentes musgos, líquenes, la chaura, las hayas del sur como el coigüe, el ñirre, la lenga además del canelo. En lo referente a fauna, se encuentra en la isla una pequeña colonia de pingüino magallánico, aves pelágicas como el albatros de ceja negra y el petrel gigante antártico y de otros tipos pueden ser observadas, incluyendo el majestuoso cóndor andino. En los acantilados rocosos hay presencia de leones o lobos marinos de uno y dos pelos.  

     Todo lo anterior es solo una pequeña síntesis descriptiva de un lugar único en el mundo, lleno de historia, de leyenda, de naufragios, de desafíos para los navegantes más avezados de antaño y de hoy. Trataremos en próxima columna de relatar algunos hechos que reflejen el porque este mítico lugar ubicado en el sur del mundo se ha ganado la fama que tiene y permanece en el corazón y memoria de marinos, historiadores y románticos ávidos de relatos y epopeyas. Permanezca atento! 

Francisco Cárdenas Marusic 

Guía Naturalista – Patagonia Chilena