contadores web

Las latas del fin de semana | José Luis Córdova | Opinión

Las latas del fin de semana | José Luis Córdova | Opinión

Los fines de semana por televisión deberían constituir un remanso, una instancia de entretenimiento para la familia y de información somera sobre una actualidad que parecería suspenderse en el espacio y el tiempo por unas horas necesariamente reparadoras de nuestras agitadas vidas mundanas.

Lamentablemente este medio de comunicación -indispensable e inevitable- no cumple ni de cerca con sus objetivos y responsabilidades en este caso. Los programas matinales de sábados y domingos reiteran el gastado esquema de todos los días, con sensacionalismo, morbo, farándula y muy poca información ni entretenimiento sano.

Se repiten las noticias de la semana, la publicidad no escatima fanfarria, violencia verbal ni gráfica y los temas a tratar en los programas de “análisis” o “políticos” dejan bastante que desear.

Llevan a los mismos interlocutores de siempre (ex autoridades de los gobiernos de Piñera, ex democratacristianos y nuevos personeros de los llamados “partidos” demócratas, amarillos y social cristianos para discutir los temas manidos de la semana.

“Mesa central”, “Estado Nacional” y “Tolerancia cero” parecen ya superados por programas como “Democracia” y “Aquí se debate” con Mónica Rincón o Carolina Urrejola mientras en “CNN Intimo” Matilde Burgos compite con Paula Escobar y sus entrevistas con “Influyentes”, donde conversa largamente con científicos, autoridades, parlamentarios, artistas y otros personajes destacados.

Entre ellos, obviamente la alcaldesa de Providencia y precandidata presidencial Evelyn Mathei y los postulantes a las alcaldías de Santiago y Providencia, Mario Desbordes y Jaime Bellolio. La primera, convertida en adalid en la lucha para “eliminar de raíz” la delincuencia, el narcotráfico y el crimen organizado. Como si ello fuera realmente posible. El segundo, encarajinado anticomunista profesional empeñado en desprestigiar la gestión e insultar groseramente a la actual edil y éste último personaje, un férreo defensor de los gobiernos de Piñera y el modelo socio económico neoliberal actualmente en crisis en todo el mundo. Como si no hubieran otros candidatos.

De acuerdo con la legislación actual, los canales han optado por utilizar las tardes de los fines de semana para emitir lo que -ellos califican de- presuntos contenidos “culturales”. Deben ser cuatro horas del género a la semana que los medios agrupan en un bloque estratégico.

TVN presenta la franja “Nos vemos en TVN”, entre las 15 y las 20.45 horas con programas tan disímiles como “Hacedor de hambre” donde vemos a Patricio Cisternas, con la boca llena probando gastronomía típica en regiones; “Había una vez”, con contenidos históricos de programas antiguos con Gonzalo Foullioux,; además, la docu-serie “Mi lugar en el mundo” y los espacios de viajes “Selva viva” y “La odisea: la conquista del Amazonas”.

Con todo, hasta ahora, el líder de las tardes de los fines de semana es el bloque cultural “Sabingo” de Chilevisión con figuras como Emilia Daiber, Juan Pablo Queraltó y la actriz Carmen Gloria Bresky en el segmento sobre comunidades de migrantes y ex colonizadores y sus tradiciones en nuestro país.

La periodista Monserrat Alvarez y Teresa Paneque animan “La ruta de las estrellas”. Todos espacios para la familia, con secciones sobre animales, historias y concursos de entretenimiento. Además, el espacio “Historias de circo”, donde el animador Juan Pablo Queraltó muestra oficios y disciplinas de los artistas circenses y la periodista Javiera Naranjo con “Historias olímpicas, en preparación de los juegos de París 2024 que comienzan este mismo mes.

En tanto, Mega presenta la franja “De paseo”, animada por la cantante María José Quintanilla, entre las 15 y las 19.30 horas y el espacio “Hijos del mar” con la influencer Daniela Urrizola y otros segmentos como “Mega teleseries”, “Picadas” con Koke Santana y “Tesoros de mi barrio”.

Canal 13 se la juega con “sandías caladas”, como “Lugares que hablan” con Francisco Saavedra y “Recomiendo Chile”, además del espacio “El lugar donde crecí”, con los cuales ni siquiera se acercan a la tele sintonía que alguna vez tuvo el inefable Don Francisco con sus “Sábados Gigantes”.

Pareciera ser que Kreutzberger dejó la vara tan alta que ningún canal se acerca siquiera al rating de entonces. Los fines de semana de antaño -que arrullaban sospechosamente a la teleaudiencia en plena dictadura- ya no son ni serán los mismos.

El problema es que con estas exiguas parrillas programáticas, poco o nada puede ofrecerse al público televisivo que se está volcando inexorablemente a la televisión por Cable, Netflix, streaming, podcast y otras plataformas de las que hablaremos en detalle en otra oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *