contador de visitas gratis
Search
martes 26 mayo 2020
  • :
  • :

17.149.505 lectores se han informado en OVEJERO NOTICIAS

Más allá de las canas – José Ruiz Santana – Opiniones

Mucho se habla en nuestro país de la tercera edad o adulto mayor. Algunas veces pareciera que da vergüenza tratar el tema y todos eluden buscar las alternativas mejores para una vida con dignidad en esta etapa de la vida. Dignidad una palabra tan usada y un derecho tan deseado a partir del estallido social.
Estimo que hoy hay que ir más allá de formar grupos de Adultos Mayores que se reúnan a hacer ejercicios, que vayan de paseo a lugares turísticos, o que se les construya una sede donde se reúnan a compartir sus penas y alegrías, hoy con más prioridad que ayer se debe abordar el tema de la Salud, de la Previsión, y de los Cuidados Especiales de los Adultos Mayores que son necesarios para este importante segmento de la población.
El grupo de la Tercera Edad o Adultos Mayores es un grupo que va en aumento y debemos procurar para ellos las mejores condiciones de un envejecimiento digno y activo.
La salud es uno de los aspectos que es urgente ocuparnos, pues se siente, y se ha sentido, que entre los adultos mayores hay un gran temor de enfermarse y ese temor existe por distintos motivos que van desde como son atendidos y tratados en los centros de salud hasta la triste realidad que los que tienen menos recursos están condenados a una lista de espera que puede durar años.
Hoy con la pandemia que nos afecta ha quedado de manifiesto más que nunca que los adultos mayores no deben ir a un centro de Salud sino al contrario los centros de Salud deben ir hacia los Adultos Mayores.
Solo un dato; De acuerdo al último censo en Chile hay más de dos millones de personas con más de 65 años y la proyección de población nos dice que el 2050 el 25% de la población de nuestro país, o sea, uno de cada cuatro chilenos o chilenas, será adulto mayor. Saben cuántos geriatras hay en Chile? El año recién pasado había apenas 121 para lidiar con las necesidades de este grupo etario. Y de esos 121, solo un tercio de ellos atiende en el sistema público de salud donde se atiende la gran mayoría de los Adultos Mayores. O sea un geriatra cada 16.500 adultos mayores. En Magallanes, en toda la región, tenemos UN especialista. Ello demuestra la escasa valoración que se ha dado a este segmento de la población en nuestro país, situación que por supuesto urge resolver.
En salud los Adultos Mayores necesitan ser tratados y atendidos sin discriminación y sin fobias y eliminar estereotipos vinculados al envejecimiento.
La Previsión es otro cuento. En medio de la crisis que provocó el estallido social, una de las demandas más recurrentes es la de las pensiones dignas para los adultos mayores. Por eso parece poco oportuno que líderes de opinión nacional, regional y local digan y pregonen que los Adultos Mayores deben hacer uso de sus capacidades para seguir siendo activos y seguir trabajando pues ello los hace sentirse útiles. Desde mi punto de vista ello es peligroso, pues es una justificación que algunos entregan a las AFP para insistir en aumentar la edad de jubilación y puede dar paso a que mañana también justifiquemos el trabajo infantil.
Los Adultos Mayores cumplieron con su etapa laboral, cada etapa de la vida debe vivirse como corresponde; los niños, niñas y jóvenes deben jugar y estudiar, los adultos trabajar, criar y educar y los Adultos Mayores descansar y disfrutar. Otra cosa es que ello no se pueda hacer por el empobrecimiento de este segmento, lo cual ha llevado en muchas ocasiones que los Adultos Mayores deban trabajar y en otras ocasiones, ya sea por empobrecimiento o por enfermedad han llegado al suicidio.
Con pensiones inferiores a 500 mil pesos ningún Adulto Mayor puede terminar bien sus días comprando medicamentos, pagando alimentación, pagando cuentas, nadie vive bien con los 200 mil pesos que las AFP consideran como promedio para sus pensionados.
Los poderosos nunca se ponen en lugar de los más pobres y siempre los cambios propuestos para las AFP son cosméticos por lo cual los chilenos y chilenas seguimos casi rogando que aparezca alguien de buen corazón y arregle esto.
En todos estos años de democracia no se ha logrado empatía con el tema, entonces habrá que hacer como las feministas que salieron a la calle; así tendrá que ser con el tema AFP. Falta conciencia, y unidad para tener un sistema que garantice una vida digna para las personas, porque la vejez y la muerte son seguros para todos, independiente de su lugar de origen, claro que los adinerados no están en las AFP, ni se atienden en el sistema público de salud. Esa es la cuestión…

Se hace entonces necesario que el nuevo pacto social, que se construirá en Chile pasada la Pandemia y como resultado del estallido social y que concluirá con una nueva Constitución, se haga cargo de garantizar una vida digna para las personas mayores, proponiendo y asegurando nuevos sistemas de ahorro para las pensiones y estableciendo el derecho a una vida digna durante todo el ciclo vital. Esta dignidad debe garantizar las condiciones materiales pero también el reconocimiento a sus vidas y sus experiencias.
Cuando se discutan y analicen los temas relativos a la Tercera Edad o Adulto Mayor, se debe escuchar y tener en cuenta la opinión de los propios adultos mayores, quienes deben ser sujetos de derecho, y dejar atrás esas miradas que los infantilizan y que solo lo relacionan como personas que piden beneficios sociales.
Es necesario cambiar la mirada que tenemos sobre los Adultos Mayores, debemos construir una sociedad donde ellos sean incorporados, integrada, no discriminados, donde su palabra sea escuchada, donde sus conocimientos y su experiencia tenga valor, otorgar el respeto y reconocimiento por todo aquello que han entregado, debemos avanzar a una visión distinta de la vejez en que no sólo se vea lo que se pierde en esta etapa de la vida, sino igualmente lo que se gana como también poner en valor todo lo que las personas de la Tercera Edad tienen para ofrecer.

Debemos trabajar para evitar que sigan aumentando las tasas de suicidio de los Adultos Mayores y para ello debemos mejorar su calidad de vida, para ello debemos construir un país, una sociedad donde las condiciones de vida de los Adultos Mayores hagan que valga la pena vivir aún siendo Adulto Mayor.
Debemos considerar a las personas de Tercera Edad como personas que aportan a la sociedad, no desarrollando un trabajo activo como creen algunos, sino por las enseñanzas que pueden trasmitir y las experiencias que pueden aportar. La seguridad social y económica para las personas mayores debe estipularse de manera explícita en la Nueva Constitución.
Las personas de la tercera edad son tan valiosas como las de cualquier otra edad, e incluso más, pues la experiencia no se obtiene gratis, así que amemos y cuidemos a nuestros adultos mayores de la manera que nos gustaría que nos cuidaran y amaran cuando tengamos esa edad.
Esa es mi opinión. Y como siempre les he dicho durante esta pandemia, sigamos cuidándonos, sigamos en nuestra cuarentena voluntaria los que pueden, sigamos usando mascarilla, sigamos manteniendo la distancia social, sigamos con nuestro lavado de manos las veces que sea necesario. Cuidarnos es nuestra responsabilidad. Cuidarnos es necesario para que pronto volvamos a encontrarnos y juntos trabajar, más unidos que nunca, por un Chile que respete y quiera a sus Adultos Mayores, un Chile con justicia social, un Chile con más y mejores oportunidades para sus hijos, un Chile con dignidad, como todos y todas queremos y merecemos.

JOSE RUIZ SANTANA
Ex Gobernador Ultima Esperanza.